LO QUE NUNCA DEBERÍAS DECIRLE A CÁNCER

Nunca le digas a Cáncer que es demasiado sensible y que le afectan demasiado las cosas. Porque las personas Cáncer son personas muy emocionales, y eso es lo que les hace ser tan buenas personas con los demás. Y si Cáncer está molesto por algo o simplemente ese día no está de humor, decirle que es demasiado sensible, le hará ponerse más emocional aún.

Cáncer necesita que le entiendas y que comprendas por qué se siente así. No quiere que vayan criticando su forma de ser y buscando explicaciones de por qué es así. Necesita que alguien le consuele y que le diga que no pasa nada por ser así. Y es que la sensibilidad de Cáncer tiene una doble faz. Porque Cáncer tiene cambios de humor muy rápidos. Y aunque parezca que no ha reaccionado a cualquier cosa que has dicho, de repente puede reaccionar con fuerza y enfadarse por tus palabras.

Además, Cáncer es una persona que tiene muy poca seguridad en sí misma y su autoestima no suele ser muy alta.

RELACIONADO: Cáncer y la ansiedad

Por eso mismo, es muy importante que cuides siempre tus palabras cuando hablas con Cáncer. Porque puede ofenderle en algo y hacer que se sienta mucho más inseguro de lo que se sentía antes. Así que no intentes decirle a Cáncer que está haciendo algo mal, porque puede rendirse y hacer que se sienta mucho más inseguro.

Es una persona demasiado tímida, sobre todo si todavía no tiene confianza contigo. Por eso, nunca debes preguntarle a Cáncer por qué es tan tímido. Además, intenta evitar hablar de eso con él, porque puede sentirse mucho más avergonzado y querrá volver a su caparazón en el que se siente seguro y protegido. Lo único que necesitas hacerle saber a Cáncer es que no le vas a hacer daño. Necesita alguien que refuerce su autoestima y que le haga empezar a sentir seguridad en sí mismo. Pero recuerda que no hay nada que Cáncer no pueda hacer sin tu ayuda.