Todos, absolutamente todos tenemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas no tan buenas. No somos perfectos y seguramente nunca lo seremos, aunque eso no les guste a muchos… Todos los signos tenemos nuestros rasgos positivos, pero también los rasgos negativos y estos son los tuyos, Escorpio.

Para empezar, vamos a hablar de los rasgos positivos, esos que te diferencian de los demás signos y que te hacen ser tú mismo. Eres una persona muy fuerte y muy valiente, pocas veces le tienes miedo a algo, Escorpio. Aunque también es cierto que eres sensible, pero eso es más emocionalmente hablando. A la hora de arriesgar, de tomar decisiones, de lanzarse a la piscina, eres una persona súper valiente. Y, además, eres fuerte, siempre intentas resolver todos los problemas por muy difíciles que parezcan, harás todo lo posible para poner solución a eso que te atormenta.

También eres una persona SÚPER intuitiva. Se podría decir que tú eres uno de los signos del Zodiaco más intuitivos. A ti no te hacen falta las palabras, tú eres más de dejarte llevar por la vibra, por las energías, por el ambiente. Sí, puede sonar muy místico, pero es totalmente cierto. Siempre que intuyes, aciertas, SIEMPRE. De hecho, a veces puedes incluso a leer las mentes de los demás. Y, por último, otro de tus rasgos positivos, es que eres una persona muy ambiciosa.

Te preocupa mucho el futuro, pero no le tienes miedo, si no que lo ves como una oportunidad para crecer y para cumplir tus sueños.

Y, además, te gusta rodearte también de personas ambiciosas, que tengan planes de futuro y que se preocupen por cumplir sus sueños. Escorpio a ti lo que te motiva mucho es el poder y la posibilidad de cumplir tus sueños.

Pero no todo es perfecto, Escorpio, y tú también tienes defectos como todo el mundo. Para empezar a hablar de tus rasgos negativos, hay que hablar de tu peor rasgo: eres una persona MUY celosa y desconfiada. En el pasado han jugado tanto con tu corazón que ya no quieres volver a pasar por eso. Te han roto tantas veces tu corazón y tus ilusiones que te han hecho convertirte en una persona celosa, una persona que sobreprotege lo suyo, una persona muy desconfiada.

Necesitas proteger lo que tienes ahora porque no quieres que te vuelvan a romper el corazón, no quieres volver a pasar por eso.

También eres una persona muy oscura y muy misteriosa por la simple razón de que no confías fácilmente a los demás. Te cuesta mucho confiar en la gente, no eres de esas personas que en seguida va contando su vida a los demás. Incluso con las personas en las que confías de verdad sigues siendo una persona así, porque tú casi nunca llegas a confiar al 100% en alguien… Y no nos olvidamos de que eres una persona muy vengativa.

Cuando te hacen daño, cuando te traicionan, cuando se portan mal contigo, lo único en lo que piensas es en pagar a esa persona con la misma moneda. Quieres que sufran igual que tú has sufrido. Quieres que vivan en sus propias carnes todo lo que tú has vivido.