Llámalo loco, arrebatado, irreverente pero Leo no es todo así… Es selectivo, no deja las puertas abiertas para cualquiera, al contrario, es un experto en poner una traba tras otra, cuando sabe que alguien no es capaz de cuidar su corazón. Pero, si decide entregarse tienes que saber que vas a conocer al líder más dulce, leal y fiel del zodiaco. Es quien tiene un radar para detectar la maldad y no se va a quedar callado cuando algo le molesta, el tipo de pareja que te enseña a ver la vida de una forma más bonita, más intensa y más real. Con Leo no hay medias tintas, te entregas o no, porque honra el hogar y si hay algo a lo que no le teme es al compromiso. Leo deja un antes y después en tus días. Sin embargo, no todos los signos del zodiaco tienen una conexión especial con él y esta tabla de compatibilidad lo comprueba:

1.- Aries

En el momento que Aries se encuentra con la pasión de Leo, la energía es desbordante por ambos lados. Lo suyo es amor a primera vista, simplemente se pierden en las cualidades del otro. Leo es un romántico lleno de energía que llega a llenar de chispas el día de Aries. Pero también Aries cautiva el corazón de Leo por ser un alma independiente, amante del riesgo y fuerte. Su relación en fuego con fuego, realmente pueden provocar más que una llamarada cuando están juntos. Aunque todo pinta para tener una hermosa historia, es necesario que ambos decidan comprometerse para que funcione. De lo contrario, puede ser algo sólo del momento, una pasión que tarde o temprano desaparecerá.

2.- Tauro

La relación entre Leo y Tauro no es la más prometedora del zodiaco. Leo deja claro que es líder, no está para que nadie lo domine y mucho menos ceder ante las peticiones constantes de Tauro. Leo es positivo y encantador, pero llega un punto en el que Tauro saca lo peor de sí mismo. Y es que Tauro es muy terco, sigue la lógica y se empeña en que las cosas sean tal y como las visualiza en su mente. Son dos personalidades que terminan protagonizando emociones muy fuertes, porque son sumamente orgullosos y si ninguno de los dos cede van a terminar guardando rencores innecesarios. Llega un punto en que la chispa de Leo se apaga, porque le cuesta trabajo seguir las rutinas de Tauro.

3.- Géminis

Un amor poco común, pero real, de esos que tienen el don de cambiarte la vida en un abrir y cerrar de ojos. Leo queda cautivado ante el encanto de Géminis, se pierde en sus conversaciones intelectuales, en la manera en que envuelve con sus palabras. Géminis es cambiante, pero con una mentalidad muy abierta y eso se vuelve un imán para Leo, quien se lanza sin miedo y entrega su lado más cariñoso. Su relación es sinónimo de aventura, de detalles, de espontaneidad. Los dos valoran su independencia, pero deciden compartir sus vidas por amor. Lo suyo es una conexión emocional, mental y física, es mucho más que una caricia al corazón.

4.- Cáncer

Es posible que la relación entre Leo y Cáncer sea algo prometedor. Y es que Leo llega a la vida de Cáncer sin filtros, con ganas de amar profundamente y sin miedo a cualquier atadura, es un signo honesto y que ama la lealtad. Con eso es más que suficiente para que Cáncer caiga redondito a sus pies. Cáncer le entrega su sensibilidad, estos cambios de humor, su parte temperamental e intensa. La química entre los dos es más que obvia, pero no es suficiente si quieren tener algo a largo plazo. Para que se entiendan deben poner las cartas sobre la mesa, sobre todo, Cáncer, que tiene que bajarle dos rayitas a su lado emocional, porque puede resultar demasiado abrumador para un Leo.

5.- Leo

Una relación 50-50, digamos que si se aman por encima de cualquier cosa pueden llegar a tener algo inolvidable. En el momento que Leo aparece en la vida de otro Leo, es como lanzar una moneda al aire, realmente no sabes a ciencia cierta cómo terminará el asunto. Y es que estamos hablando de dos almas impulsivas, explosivas y amantes intensos. Lo suyo es más que evidente, se desean hasta los huesos, pero una vez que baje todo ese fuego pueden crear un huracán en un vaso con agua. Y es que sus personalidades son espejo, cuando se molestan no se guardan nada y tienen una habilidad para dar en el punto que más le duele al otro, eso podría ser sinónimo de guardar rencores.

6.- Virgo

Virgo y Leo, es de esos amores que son para valientes, de los que tienen la inteligencia emocional para lidiar con las altas y bajas, que se presentan cuando están juntos. Leo puede llegar a ser demasiado orgulloso, romántico y arrebatado. Mientras que Virgo muestra su lado terco, reservado y siempre siguiendo la lógica. Digamos que no suena precisamente a un cuento de hadas. Si realmente se aman es importante que trabajen los pros y los contras de la relación, porque su día a día puede volverse una lucha de egos, en la que su orgullo no les va a permitir bajar la guardia de vez en cuando. Uno de los dos tiene que ceder o terminarán en guerra.

7.- Libra

Una relación fuerte, duradera y pasional. ¿Qué más quieres? En el momento que un Leo le abre las puertas de su vida a un Libra descubren que sí se puede amar sin medida. Leo demuestra su parte pasional, valiente y espontánea. Mientras que Libra atrapa a Leo por ser tan divertido, entregado, comunicativo y con ese toque de ingenuidad, que se vuelve su mejor atractivo. Cuando están juntos las chispas se notan en el aire, son realmente muy compatibles en todos los sentidos. Y es que nunca se aburren, buscan la manera de romper con la rutina y de apoyarse el uno al otro. Libra y Leo, están para protagonizar una historia de amor bonita, de esas que se llevan en la piel.

8.- Escorpio

Como dicen por ahí, no pierdes nada con intentarlo. En el momento que Leo se sumerge en las aguas de Escorpio, no hay vuelta atrás, la tensión entre los dos se nota a kilómetros y lo único que quieren es disfrutarse hasta el amanecer. Leo llega con valentía, con orgullo y con mucha pasión. Pero Escorpio puede llegar a ser demasiado exigente, es quien no se guarda nada y cuando decide tener algo con alguien es bastante territorial. Lo suyo es complicado, por el revoloteo de atracción, pero si los dos deciden ceder de vez en cuando podrían funcionar. Una vez que la llamarada disminuye es posible que terminen muy mal.

9.- Sagitario

Quién lo diría, que en el momento que Sagitario llega a la vida de Leo honran el amor. Los dos son signos que derrochan pasión en cada poro. Quedan cautivados por tanta similitud. Leo es el extrovertido, el pasional, el que no se rinde fácilmente. Mientras que Sagitario llena de diversión sus días, puede que para algunos sea un tanto rebelde, pero gozan de tenerse cerca. La química entre los dos no cede, siempre tienen algo nuevo que aportar. Lo único que deben manejar con pinzas es su orgullo, porque ahí sí pueden hacerse obvias las diferencias. La relación es muy intensa, pero tiene sus partes malas como todo. De igual manera, podrían tener algo de ensueño.

10.- Capricornio

Una de esas relaciones en las que tienes que cuidar cada uno de tus pasos de una forma meticulosa. Y es que cuando Leo empieza a relacionarse con un Capricornio, su parte autoritaria se hace presente y con ello los problemas. Leo puede llegar a ser demasiado impulsivo y dramático, al menos para los estándares de Capricornio, quien se rige por la honestidad, la practicidad y el compromiso. Es posible que lo suyo al principio sea un flechazo pasional, pero en el momento que la parte controladora de Capricornio se haga presente, simplemente Leo se empieza a sentir muy asfixiado y lo único que quiere es salir huyendo.

11.- Acuario

Un amor genuino, intenso, dulce, un amor equilibrado. Sin duda, Leo puede encontrar su otra mitad en la forma tan peculiar en la que Acuario ama. Leo queda cautivado por la parte intelectual de Acuario, se pierde en su forma de pensar y en la manera en que decide enfrentar todo con creatividad. Leo en cambio lo llena de pasión, le transmite su valentía y esa sed de aventura, que la verdad no le molesta ni tantito a Acuario. Los dos son signos opuestos, pero que se complementan de una forma maravillosa. Juntos encuentran la armonía, tal vez no la perfección, pero si las ganas de saborear la vida, así, con todo y sus tragos amargos.

12.- Piscis

Digamos que no es una idea muy buena, pero ya sabes que a veces el amor se trata de los temerarios, de los que no le temen a las malas rachas. En el momento que Leo queda hipnotizado por la parte creativa, familiar y sensible de Piscis, ya no hay marcha atrás, se pierde en el mundo del enamoramiento. Pero también Piscis, le encanta la parte impulsiva, orgullosa y pionera con la que Leo ve la vida. Es muy complicado cuando intentan llegar a un acuerdo, sobre todo, cuando se acaba la etapa del enamoramiento, ahí es cuando se dan cuenta que sus formas de amar son muy contradictorias y que si quieren mantener la llama encendida, ambos tienen que ceder y dar un poco más de vez en cuando.