Es duro darte cuenta de que el amor que construiste es puro cuento. En realidad, está lleno de dolor, tristeza, un sufrimiento constante que roba más lágrimas que carcajadas. Sin embargo, algo impide decir adiós. A veces, es la costumbre, otras veces la codependencia, el chiste es que nos quedamos en donde nos rompen, nos humillan y nos tratan con la punta del pie. Estas parejas de signos del zodiaco saben de lo que hablo, tienen un amor-odio, pueden odiarse pero no dejarse. Estas son las 12 parejas que tienen una relación de amor-odio:

Aries y Virgo  

¿Qué hace un Aries con un Virgo? La verdad es que lo suyo es intenso desde el primer momento, una atracción extraña que tiene sabor a negativo, sin embargo, deciden dejarse llevar porque la adrenalina que les genera estar juntos lo supera todo. La química es tan arrebatada que los hace imaginar el cuento de hadas perfecto, aunque esté muy lejos de la realidad. De alguna manera, la pasan muy bien cuando sus labios se encuentran, pero… en el momento que el enamoramiento se viene abajo se encuentran con dos personalidades opuestas. Virgo, quiere calma y Aries necesita riesgo. Lo suyo se vuelve un amor tan loco que los hace olvidar sus expectativas. Si quieren funcionar sin caer en lo tóxico ambos tienen que ceder. 

Tauro y Escorpio 

No hay duda de que Tauro tiene una debilidad por la manera en que Escorpio se desenvuelve en la vida. Se pierde en su contoneo, en esa manera sexy de mirar y la intensidad que desborda cada vez que acaricia. Tauro y Escorpio encuentran un lazo único, hacen justo eso que no harían con nadie más, porque es un amor muy de empujones, de hacerlo o quedarse con las ganas. Los dos tienen ciertas similitudes, por ejemplo, su inteligencia y la lealtad con la que se entregan. Se atraen y se buscan de una manera desesperada, pero hay un pequeño detalle. La desconfianza, ambos tienen un lado controlador y pueden hacerse películas dramáticas en la mente si nadie los detiene. Ahí es cuando se pueden lastimar y ni siquiera están seguros de lo que está pasando. Lo malo es que si no tienen cuidado pueden terminar en una batalla constante. 

Géminis y Acuario 

Es curioso, porque muchas veces la relación entre un Géminis y un Acuario, es pintada como perfecta. Los dos son signos liberales, inteligentes y no les gusta mucho eso de las ataduras. Sin embargo, tanta similitud puede caer en lo tóxico si no tienen cuidado. Más allá de la atracción que hay entre los dos a nivel mental, espiritual y físico, también hay bajones que los pueden llevar a la inestabilidad. Los dos son muy inconsistentes y si uno se pierde de la nada, el otro lo puede malinterpretar. Ahí es cuando se van guardando cosas, no dicen nada, pero la distancia se hace evidente. Géminis, deja ir fácilmente, pero Acuario no está dispuesto a lidiar con el drama todos los días. Al no hablar las cosas se terminan alejando los dos y difícilmente tendrá solución. 

Cáncer y Piscis 

Hasta parece chiste, ¿cómo es posible que los signos más sensibles del zodiaco terminen en medio del dolor por tener una relación? Tanto Cáncer como Piscis se merecen algo hermoso, lleno de prosperidad y amor. Sin embargo, cuando están juntos pueden caer en el otro lado de la moneda. Es tanta su intensidad que no encuentran cómo lidiar con sus emociones. Ambos toman las situaciones muy personales y al no decir nada el vaso se va llenando hasta que se derrama. De verdad no quieres ver a un Piscis y a un Cáncer, enojados, son muy hirientes y en el momento lo único que quieren es que el otro aprenda la lección. Eso los puede llevar a una lucha de poderes, en la que se tratan mal pero no se pueden dejar. 

Leo y Sagitario 

¿Crees en el amor a primera vista? Bueno, Leo y Sagitario, son la prueba de que existe y que basta con que se encuentren para que no puedan decirse adiós por un largo tiempo, incluso si estar juntos es sinónimo de ansiedad y momentos tristes. Cuando sus personalidades se encuentran el botón de la pasión se enciende, es tanta la química que los defectos salen sobrando y ahí es cuando ignoran las famosas banderas rojas. Lo suyo es impulsividad, quieren hacer lo que les plazca y no se detienen ni un sólo instante. Si ambos se lo proponen conquistan al mundo sin problema. Lo malo es cuando sus egos quieren tomar protagonismo al mismo tiempo. Ahí sí van a tener que calmarse, porque los dos llegan a ser demasiado explosivos. 

Virgo y Acuario 

Polos opuestos se atraen, pero también se pueden amargar las vidas de una manera muy cruel. Cuando iniciamos una relación es muy común que adornemos a la persona que tenemos delante y esto no quiere decir que Acuario o Virgo sean malos, para nada. Es sólo que les cuesta encontrar la bandera de la paz. Conocerse los invita a ponerse a prueba todo el tiempo y eso de alguna manera se vuelve atractivo. Sin embargo, cuando desaparece la ola del enamoramiento se encuentran con alguien completamente diferente a sus ideales. Acuario, no quiere reglas ni estructuras, es inteligente y no le cuesta entablar una conversación con Virgo, pero no está dispuesto a seguir su ritmo. Mientras que Virgo se siente perdido cuando el caos toca a su puerta. Todo el tiempo ambos se sienten entre la espada y la pared, porque se quieren, pero les cuesta cambiar. 

Libra y Piscis 

A simple vista parece una idea grandiosa que Piscis y Libra puedan entenderse en cuestiones del amor, sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Ambos son seres muy comprensivos, entregados, solidarios y eso los puede hacer sentir vulnerables todo el tiempo en cuanto al amor. Digamos que en el momento que Libra se viene abajo, también Piscis, porque le rompe ver mal a la persona que ama. Si quieren tener una vida juntos van a tener que trabajar muy duro en ponerse límites y abrazar sus lados oscuros. Al principio no notan esas diferencias porque su intensidad se los impide, pero luego el castillo se va desmoronando y ahí es cuando sólo tienen dos opciones: se dejan o trabajan lo suficiente para canalizar sus emociones y salvar la relación. 

Escorpio y Leo 

Poder, intensidad, amor, orgullo y un fuego que es capaz de derribar a toda aquella persona que intente interferir en la relación, eso es lo que sucede cuando Escorpio y Leo, deciden unir sus vidas. Sin duda, la parte emocional también es importante, en especial por parte de Escorpio, que aunque se presente como una pareja independiente y poco cariñosa, por dentro es un dulce conejito capaz de entregar todo lo que hay en su corazón. Cuando se entrega a Leo, la honestidad va por delante, no se andan con juegos y ponen las cartas sobre la mesa. Ambos son de relaciones formales y no están dispuestos a conformarse con nada a medias. El detalle aquí es que los dos tienen un carácter de los mil demonios, si se enojan se van hasta lo más hiriente de su catálogo y rara vez se arrepienten de algo. Eso va llenando de inseguridades el vínculo y al no decir nada el rencor crece. 

Sagitario y Libra 

Al principio todo parece un fragmento maravilloso de amor. Realmente el romance entre Sagitario y Libra, fluye de manera tan natural que muchas veces inicia como una amistad hasta convertirse en algo más. Son más parecidos de lo que piensan, los dos en busca de esa paz espiritual. Ambos luchan por sus sueños y no les gusta sentirse atados, aunque Libra es un poquito más familiar en ese aspecto. Sin embargo, los dos tienen un lado arrebatado, que no escucha de razones y cuando les da por alejarse se marchan. Ahí es cuando pueden caer en este juego de terminar y regresar. Sagitario, es muy cambiante y Libra indeciso, al no poner de su parte caen en una inestabilidad constante. 

Capricornio y Cáncer 

La vida es muy divertida cuando hace que dos almas aparentemente opuestas terminen más enamoradas que nunca. A Capricornio le cuesta bastante compartir sus emociones, es muy reservado en ese aspecto, pero cuando lo hace se entrega de una manera tan genuina que te hace sentir seguro. Eso es justamente lo que atrapa a Cáncer, quiere estabilidad y poder dormir con tranquilidad, sin miedo de que la persona que ama termine siendo un traidor. El problema es que Capricornio se puede sentir asfixiado por tanto amor de Cáncer. Mientras que Cáncer quiere más besos, abrazos, que le demuestren con hechos lo mucho que lo aman. Eso es una barrera entre los dos y poco a poco su relación se vuelve sombría. 

Acuario y Sagitario 

Un vínculo apasionado, loco, divertido. De esas parejas que no conocen límites, de las que gritan su amor a los cuatro vientos y si se les da la gana mañana terminan en el altar. Así son, no necesitan la aprobación de nadie para dar rienda suelta a lo que sienten. El problema es cuando se acaban los viajes, la sed de andar de un lado para otro y se encuentran con sus seres independientes. No siempre tienen ganas de estar juntos y cuando sus egos los visitan tienen las peores discusiones. Lo preocupante es que los dos se arrepienten muy rápido y después de decirse lo peor se recuerdan lo mucho que se aman. Lo cual es muy insano porque fingen solucionar sus problemas bajo las sábanas, cuando en realidad se están rompiendo todo el tiempo. 

Piscis y Capricornio 

Una pareja en la que los sueños un día lo son todo y al otro hay que buscar la estabilidad, porque de lo contrario Capricornio se siente fuera de lugar. En un inicio se complementan de maravilla, pero después aparecen ciertos detalles que los pueden llevar a vivir un amor apache. Capricornio, necesita tener el control de todo, no deja que sus emociones lo gobiernen y entre más prácticas sean las cosas para él mejor. Mientras que Piscis, le apuesta al interior, a las charlas profundas y los miedos que te persiguen desde la infancia. Ven las cosas de una manera tan diferente que es imposible que las peleas no se hagan presentes, lo intentan pero no pueden cumplir con las expectativas del otro, porque eso sería sinónimo de ir en contra de su propia esencia. Lo malo es que los dos son expertos en disimular que todo está bien y ahí es cuando empiezan a sentir cosas negativas entre ellos. No se sueltan porque se adoran, sin embargo, necesitan trabajar más la comunicación porque en cualquier momento van a estallar.