Aries y Tauro puede ser una combinación que, aunque de primeras parezca complicada, tiene mucho más en común de lo que creen. Vale, ambos son signos un poquito egoístas, intentan buscar su bienestar por encima de todo, estar a gusto y dentro de una calidad de vida buena. Aries es impaciente, mucho y al toro esa actitud le trae por el camino de la amargura, todo hay que decirlo. El hecho de que Aries en muchas ocasiones se comporte como un niño o una niña mimada (con la actitud de lo quiero ahora y lo quiero ya) resulta muy frustrante para Tauro que siempre intenta tomarse las cosas con más calma, analizando los pros y los contra de cada situación antes de tomar una decisión.

Tauro tiene mayor capacidad para escuchar, hablar, comunicarse, es capaz de intentar ponerse en el lugar de la otra persona para comprenderle mientras que a Aries le cuesta un poco más, y sobre todo si de lo que hablas es más aburrido que jugar al Solitario toda la noche. Vale, de acuerdo, es sólo incapacidad de concentración máxima en temas que no le interesan…

Bueno, el carácter de estas dos personas juntas es difícil de sobrellevar, las cosas claras, pero a la vez, la primera atracción puede ser increíble.

Marte es el planeta que rige a Aries, la guerra, y Venus es el que rige a Tauro, el amor, por eso, hay pasión entre ellos, pasión física pero quizás a veces más momentánea que otra cosa. Por eso, las relaciones muy duraderas entre estos dos signos pueden darse, pero poniendo mucha paciencia y sobre todo entendimiento por las dos partes.

Aries puede llegar a ser muy brusco a la hora de expresarse, no puede quedarse con las ganas de decir cómo se siente, no puede guardarse para sí mismo todo, imposible, dispara las palabras como si no hubiera un mañana. Y bueno, Tauro, a pesar de poder parecer tranquilo y sensible, se vuelve un huracán sin medida con las contestaciones que puede darle el carnero, por lo que la guerra, está asegurada.

Con Aries hay que adaptarse, es un signo inflexible en el momento, después recapacita y puede arrepentirse de las formas en las que se expresa, pero eh, no en el contenido. Es muy probable que la “paciencia” del toro pueda aguantarlo las primeras veces, pero el momento en que pierde los papeles llega, y cuando eso pasa, no hay freno.

A Tauro le pasa lo siguiente y es que, aún odiándolo, pierde seguridad en sí mismo con Aries y puede llegar a volverse posesivo y celoso, más de la cuenta en ocasiones. Tauro siempre querrá que Aries le de seguridad y el carnero se la da, pero a su manera, para el toro a veces, no es la suficiente.

Aunque sea un tanto raro, un signo de tierra que empuja a un signo de fuego, la realidad es que es así, Tauro va a tirar del carro de la relación entre ellos dos, eso sí, y sólo necesitará de Aries confianza y estabilidad.

La durabilidad de esta relación es bastante cuestionable, lo difícil no es la primera fase donde todos nos encontramos maravillosos los unos a los otros, lo difícil entre Aries y Tauro es que la relación llegue a asentarse, Aries se “asusta” con mucha facilidad y Tauro necesita seguridad para establecerse. Sin duda, la relación es complicada, hasta que los dos encuentren el equilibrio con paciencia, pero en el 90 % de las ocasiones todo se quedará en un «me lo pasé bien mientras duró, que te vaya bonito”.

Te puede interesar: 

Compatibilidad Aries y Aries

Compatibilidad Aries y Tauro

Compatibilidad Aries y Géminis

Compatibilidad Aries y Cáncer

Compatibilidad Aries y Leo

Compatibilidad Aries y Virgo

Compatibilidad Aries y Libra

Compatibilidad Aries y Escorpio

Compatibilidad Aries y Sagitario

Compatibilidad Aries y Capricornio

Compatibilidad Aries y Acuario

Compatibilidad Aries y Piscis

2020-10-06T15:11:26+02:00